Tres formas de financiar tu negocio y cómo ahorrar tiempo en ello

Tres formas de financiar tu negocio y cómo ahorrar tiempo en ello

Comenzar una pequeña empresa no es fácil.

Y cuando se trata de financiar tu empresa, lo es menos. Sin embargo, cuentas con varias opciones a elegir y la idea es que no te sientas abrumado, por lo que a continuación te muestro tres de las mejores formas para financiar tu negocio:

Opción 1: Préstamos

La primera idea que probablemente apareció en tu cabeza es un préstamo dirigido a las pequeñas empresas. Este puede ser un camino, si requieres una suma fuerte de primera instancia.

Sin embargo, habrá que tener en cuenta que los bancos sólo aprueban aproximadamente el 17% de los préstamos para pequeñas empresas.

Si tu crédito no se encuentra en buen nivel, un préstamo puede no ser una opción viable.

Opción 2: Crowdfunding

Las empresas que ofrecen esta alternativa te dan las herramientas que necesitas para crowdfund, una forma relativamente nueva de atraer directamente a las masas para obtener fondos.

Sin embargo, si tu negocio no tiene una historia atractiva o rentable, podrías tener problemas para encontrar apoyo.

Opción 3: Factoring o factoraje

Los factores pueden ayudarte a desbloquear efectivo dentro de tu negocio al acelerar tus cuentas por cobrar.

Si te encuentras en la situación de que tienes que esperar hasta 90 días para contar con los pagos de tus clientes, encontrarás que la factorización es una gran ayuda.

Con la afluencia de dinero en efectivo, podrás tener la capacidad de ampliar tus operaciones, de esta forma, te enfocas en hacer crecer y mejorar tu negocio, sin ocuparte de las cobranzas ni tener la preocupación del ingreso de dichas ventas.

Las empresas de factoraje en México están tomando cada vez más fuerza, en donde las pequeñas empresas han encontrado un excelente vehículo para mantenerse y crecer en su mercado.

Además de saber cómo hacerte de ese flujo para iniciar funciones o mantenerte y expandirte, será importante también ver la forma de cómo ahorrar durante el proceso.

Y cuando hablamos de ahorrar evocamos la parte económica, siendo que el tiempo de trabajo y ejecución también es un factor que genera ahorro.

Ahora te comparto tres consejos para ahorrar tiempo siendo una pequeña empresa:

Consejo 1: Priorizar

Posiblemente este punto podría ser difícil de hacer si te encuentras con varias acciones “importantes” a la vez.

Solo recuerda que tratar de hacer todo a la vez te dejará frustraciones y posiblemente quedarás mal parado ante tus clientes. Crear una lista de tareas pendientes y asegurarse de abordar los trabajos más importantes en primer lugar te podría dar una mejor dirección y quitar presión.

De esta manera, no solo abordarás los elementos críticos de inmediato, sino que también tendrás menos probabilidades de posponer el resto de tu lista.

Consejo 2: Utilizar la tecnología

El uso de la tecnología te puede ayudar a llevar tu negocio a nuevas alturas. Incluir, por ejemplo, un software de gestión de relaciones con clientes (CRM), herramientas de inteligencia empresarial o herramientas para la gestión inteligente de inventarios ayudarán a tu negocio a evolucionar, mientras cuidas de las ventas y el crecimiento de tu empresa.

Consejo 3: Pedir ayuda

Como propietario de una pequeña empresa, simplemente no puedes hacer todo por ti mismo. No hay nada de malo en pedir ayuda a proveedores externos, especialmente si eso significa ahorrar tiempo y hacer más. Un ejemplo de esto es el caso de apoyarte del factoring.

Comments are closed.