10 cosas a considerar si vas a rentar un espacio para vivir y cómo tratar con ellas

10 cosas a considerar si vas a rentar un espacio para vivir y cómo tratar con ellas

Acabo de tener la oportunidad de visitar a un amigo en su nueva casa y nuestra conversación giró sobre el tema de comprar una propiedad o rentar un espacio.

Mientras que me quejaba de mis paredes blancas y una cocina diminuta, sus comentarios sobre las mejores partes de una renta me dio un poco más de impulso para disfrutar el no ser dueño de una propiedad, al menos por el momento (aún estoy soltera y casi recién egresada).

Sí, efectivamente tiene su parte obscura eso de rentar un espacio, pero existen muchas formas de darle la vuelta y sacar el máximo provecho a un departamento bajo este régimen.

Veamos tan solo 10 puntos que sacamos durante nuestra charla:

1) No puedes poner tu propia estilo en tu nuevo espacio

Dependiendo de tu propietario, la pintura podría estar fuera de tu alcance. Pero hay otras formas de inyectar tu estilo personal en un espacio. Cubrir lo que no te gusta, colocar tus cosas en el lugar y orden que te agrade… en eso sí tienes una manga más ancha.

2) Las cocinas de un departamento rentado… dejan mucho que desear

Después de rentar en 3 lugares, un punto complicado ha sido la cocina. Ya sea el estilo, espacio o hasta un lugar para poner la tabla de cortar, siempre es tema a valorar en mi caso ya que suelo cocinar con cierta frecuencia.

El recurrir a bandejas grandes, algunos espacios adicionales para mis utensilios y un poco de pintura puede generar un agradable cambio y reducir los problemas.

3) El o los baños… otro punto importante a considerar

Se podría pensar que el baño requeriría renovaciones costosas y permanentes para cambiar el espacio, pero hay mucho que se puede hacer en un corto tiempo para agregar almacenamiento o cubrir azulejos feos.

4) El correo es un dolor de cabeza

No estoy segura de lo que es peor: tener paquetes como rehenes por una oficina de arrendamiento con horas limitadas, o tener cajas robadas cuando se dejan en una acera.

Afortunadamente, con una planificación con antelación se pueden evitar estas trampas de correo cuando se está en un departamento.

5) Las paredes blancas son aburridas

Sí, a veces, pero no tienen por qué serlo. Los accesorios coloridos tienen mucho para aportar.

Si el lugar tiene mucha luz, las paredes blancas parecen claras y limpias y estarán lejos de ser aburridas. Comienza a buscar fotos que te gusten para esas paredes blancas y trata de averiguar lo que los propietarios han hecho para que luzcan tan bien sin maltratar las paredes.

6) Cuando rentas un departamento amueblado

Bueno, al parecer si este es tu caso (no el mío), entonces habrás evaluado la opción de tu renta ya que será muy probable que vivas con esos muebles por el tiempo que estés ahí, a menos que se descompongan y tengas oportunidad de estrenar un nuevo modelo.

Esto debes tenerlo muy presente porque no hay un incentivo para un propietario por actualizar los aparatos cada vez que sale un nuevo modelo. El secreto aquí es aprender a ocultar (temporalmente) lo que te desagrada.

7) Nunca hay suficiente iluminación y los accesorios son a menudo feos

Si estás notando que no hay suficientes luminarias en el techo, siempre se puede complementar con lámparas de piso o de mesa. La iluminación accesoria es mejor para la ambiental.

8) El espacio al aire libre es mínimo.

Sólo porque no tienes un patio no significa que no puedas disfrutar de comer al aire libre o tener un jardín. Saber un poco acerca de lo que las plantas necesitan y el pensar en cómo deseas utilizar el espacio, podrás convertir tu pequeño balcón en un refugio exuberante.

9) Nunca hay suficiente almacenamiento.

Los departamentos son conocidos por carecer de almacenamiento, pero te las puedes ingeniar con lo que tienes. Los armarios temporales, las estanterías de libros y los bastidores de prendas de vestir pueden ser prácticos. Y cuando todo falla, siempre hay unidades de almacenamiento extra para tus cosas.

10) Espacios pequeños

Definitivamente por algo rentamos el lugar y una razón es precisamente el tener un espacio que nos ayude a vivir bien sin mayores complicaciones (especialmente para su aseo). En mi caso un sofá cama me ayuda perfectamente para recibir a mis visitas y si es necesario ahí mismo pueden descansar, mientras continuo disfrutando de la independencia de mi habitación.

Los muebles pequeños así como el tener poco mobiliario y en general pocas cosas, hacen que la estancia en un departamento rentado se encuentre lejos del caos y sea más bien un punto a nuestro favor mientras decidimos en adquirir una propiedad.

Comments are closed.